,

¿Cuándo no ha sido un tiempo de incertidumbre?

Así comenzaba Gregorio Luri en el Foro de Directivos del pasado 18 de febrero, cuando Juan Chávarri (secretario general de CECE Madrid) le preguntaba si realmente estamos ante tiempos de especial incertidumbre. Y seguía preguntándose «¿Cuándo no ha sido un tiempo de incertidumbre? ¿Cuál ha sido ese tiempo en el que no ha habido incertidumbre? ¿La escuela a la que yo iba en los años 60? ¿La escuela de mis padres? ¿La del 19? ¿Cuál ha sido ese tiempo en el que se podía establecer algorítmicamente cómo iba a ser el futuro?«.

La reflexión siguió en torno al futuro y a la convivencia con los problemas. Porque a veces nos centramos en la queja en torno a los problemas, en educar para solucionar problemas. Y aquí fue inevitable que saliera el tema de la LOMLOE… pero en el sentido más pedagógico: «Con la LOMLOE se dan continuamente recetas para solucionar las cosas con bastante ingenuidad; “contenidos para la ciudadanía mundial” “empatía, educación emocional”… “como si” tratándolas solucionáramos problemas. Los problemas son nuestro ecosistema vital (…) nos cuesta convivir con los problemas: Vivir es sabérselas con problemas«.  Y nos habló de cómo la educación debería ir no a solucionar los problemas sino a afrontarlos con serenidad. Serenidad, que gran palabra. Luri citó entonces una experiencia pedagógica italiana que tristemente está en el olvido: «La escuela serena«.

La conversación con Gregorio Luri fue pasando por otros derroteros: las «capacidades intelectuales» frente a la capacidad de trabajo, el papel de los maestros en el fracaso escolar, la reflexión (como el título de su libro) de que «La escuela no es un parque de atracciones» sino que la diversión, si la hay, tiene que estar al servicio del aprendizaje.

Nos quedamos con esta frase para acabar y os emplazamos a estar atentos al video resumen de la sesión: «La clave no está en los métodos, ni en las horas lectivas, ni en las ratios… ni en cosas que podríamos copiar de los demás. La clave está en la asociación entre conocimiento y autoconstrucción de la personalidad.  Entender que conocer, estudiar, aprender… no solo es una actividad intelectual de adquirir conocimiento, es una actividad constructiva de tu propia personalidad. Cuando eso lo tienes asumido, el trabajo ya no es una carga.»

Gracias a todos los asistentes, esperamos que os gustara el encuentro tanto como a nosotros. ¡Hasta el próximo!