,

DESCENSO DE LA FINANCIACIÓN DE LA CONCERTADA

CECE manifiesta su preocupación por el descenso de la financiación pública de los centros concertados

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado el día 29 de noviembre la Encuesta de Financiación y Gastos de la Enseñanza Privada correspondiente al curso 2014-2015. Esta encuesta se realiza cada cinco años, y señala las diferencias que se han producido durante ese periodo.

Lo más destacable para la enseñanza no universitaria es que la financiación pública por alumno en los centros concertados descendió a 2.726 euros por alumno y año, lo que supone un recorte del 5,3% respecto al curso 2009-2010. En ese mismo periodo de cinco años ha habido un incremento de los gastos corrientes hasta 3.843 euros por alumno y año (un 1% más que en el curso 2009-2010), por lo que se ha incrementado más aún la insuficiencia de su financiación.

Otro de los titulares de la nota de prensa del INE señala que la financiación pública en los centros concertados fue tan solo del 69,2%, frente al 72,8% del curso 2009-10, lo cual resalta de nuevo la insuficiente financiación de la enseñanza concertada y manifiesta que esa brecha no se está cerrando, sino que ha crecido. Esto manifiesta un agravamiento del incumplimiento de la obligación de financiar el 100% del coste total de la impartición de la enseñanza para garantizar su gratuidad, como se recoge en el artículo 88 de la LOE. Por ese motivo resulta sangrante la injusta afirmación de algunas organizaciones que aseguran que los recortes han afectado solo a la enseñanza pública.

Todo eso hace que la financiación pública por alumno en las aulas concertadas sea del orden de la mitad que esos mismos costes en la enseñanza pública en prácticamente todas las comunidades autónomas. Esa insuficiencia en la financiación de la escuela concertada está suponiendo un ahorro superior a los 5.000 millones de euros cada año en el conjunto del Estado.

También señala el informe del INE que en las aulas concertadas hay unos ingresos medios de 957 € por alumno al año en concepto de servicios voluntarios de comedor, transporte, material escolar, actividades extraescolares, complementarias, etc. Esa cifra indica el esfuerzo de austeridad que hacen esas escuelas, que sobreviven gracias a la aportación con que esos servicios contribuyen a sus gastos generales. Si no se cuentan los servicios complementarios de comedor y transporte, y se cuentan solo actividades complementarias y extraescolares, esos ingresos medios de las escuelas concertadas se quedan en 553 € por alumno al año, lo cual muestra que ajustan mucho sus gastos, así como las dificultades que pasan muchas de ellas para salir adelante.

Cabe destacar por último que algunas comunidades autónomas tienen una financiación notoriamente inferior, en particular Canarias, seguido de Extremadura, Andalucía y Castilla La Mancha, lo que manifiesta una considerable discriminación entre territorios en el ejercicio del derecho a la educación.