,

La acción tutorial durante el contexto Covid-19

Os traemos este último artículo elaborado por las psicólogas de la Fundación Educamos en Familia sobre el efecto de la pandemia en alumnos y docentes.

Sabemos que la actividad del tutor durante este curso se ha intensificado. Por ello, respecto a la interacción con tu grupo de alumnos, estos son nuestros consejos:

  • Intenta crear para los alumnos un contexto de seguridad, en el que se sientan tranquilos. Los niños aprenden mejor si no se encuentran en un estado psicológico de alerta, por lo que fomentar un entorno seguro de clase puede ser una estrategia. Si conseguimos que puedan estar calmados y “ajenos” por unas horas a la pandemia, aprenderán mejor y conseguiremos que estén más equilibrados y preparados para el aprendizaje.
  • Evita la sobreexposición a temas relacionados con la COVID-19, principalmente en los más pequeños, La información reiterada sobre la pandemia, el número de contagios, de fallecidos etc. puede hacer que los niños sientan un estado de amenaza innecesario. La situación COVID es una más dentro de su mundo de intereses, ya que siguen siendo niños o adolescentes. Podemos ayudar a que los alumnos normalicen esta situación y puedan comprender que se trata de un contexto que ya está con nosotros y que debemos aceptar. Para ello deberíamos darle a la pandemia el tiempo y el espacio que merecen en clase, pero sin una dedicación excesiva. Algunos expertos recomiendan seguir tratando con nuestros alumnos temas habituales de la infancia y propios de su edad: juegos, canciones, cumpleaños, intereses infantiles o adolescentes…
  • Procura atender problemas concretos que puedan surgir en tu tutoría. Pueden ser una oportunidad para favorecer la cohesión grupal de tu grupo y tu propia relación con los alumnos. No será extraño que se presenten situaciones de confinamiento individual o colectivo, e incluso el fallecimiento de algún familiar de un alumno. Valida las necesidades del grupo y de los alumnos en particular como un ámbito más de tu acción tutorial. Ante las dificultades o preocupaciones te recomendamos empatizar y compartir sus emociones, atendiendo a sus preocupaciones. Entiende sus miedos y sus preocupaciones, por ejemplo, ante la enfermedad, ya que pueden ser adaptativos. Puedes mostrarles tu comprensión y validar cómo se sienten en lugar de recomendarles que no se preocupen, ya que eso no les ayuda. En educación infantil y primaria puedes decirles, por ejemplo, “Es normal que estés triste porque mamá está enferma. Si mi mamá estuviera enferma, yo también estaría triste”. En secundaria, ante un adolescente angustiado, puedes usar expresiones del tipo “Entiendo que estés preocupado por tu amigo/abuelo. Yo también lo estaría”.
  • Aprovecha para trabajar la educación emocional, (en todas las etapas): su capacidad de empatía, sus habilidades para entender y compartir emociones, el desarrollo de valores personales… Consulta nuestras guías y artículos sobre educación y valores para tener algunas ideas de cómo hacerlo.
  • Trabaja la aceptación, ayudando a los alumnos a comprender y aprender de la situación presente, haciéndoles ver que en cualquier situación difícil son muchos los recursos y fortalezas que podemos aprender. ¿Qué han aprendido tus alumnos ante la COVID-19? ¿Qué estrategias han desarrollado? ¿Qué habilidades nuevas? ¿Qué valores? Sacar de esta situación nuevas oportunidades para aprender muchas veces depende de nosotros.

Esperamos que nuestras recomendaciones puedan ayudarte durante el año escolar que aún tenemos en curso. En ocasiones difíciles adoptar una actitud proactiva y adelantarnos a las posibles dificultades es una estrategia de gran ayuda. No podemos olvidar que somos un ejemplo para nuestros alumnos, que esperamos que encuentren en el afrontamiento de estas circunstancias grandes aprendizajes y modelos a seguir.