,

Ventilación y purificación del aire: una combinación necesaria en los centros escolares

Gracias a nuestros colaboradores en gestión integral de mantenimiento, Business Ready, os traemos este interesante artículo sobre la ventilación y purificación del aire, tan importante en las escuelas siempre, pero especialmente en estos momentos.

Uno de los aspectos más preocupantes en la ‘vuelta a la normalidad’ durante el período de pandemia es la seguridad y la salud de los alumnos en los distintos centros escolares. Esta seguridad lleva implícitos una serie de protocolos relacionados con las mascarillas, geles hidroalcohólicos y desinfecciones que deben complementarse con otra no menos importante: la calidad del aire en espacios cerrados.

Científicamente se ha demostrado el potencial de contagio por aerosoles, partículas que se desplazan desde metro y medio hasta los 30 metros en suspensión debido a su ligero tamaño y peso. Estos aerosoles en espacios cerrados como las aulas escolares, con poca ventilación, son potencialmente muy peligrosos para el contagio por lo que parece imprescindible una estrategia en la ventilación con el fin de proteger y prevenir de forma eficaz.

La estrategia planteada por muchos colegios en la que se apuesta por una ventilación natural continuada ha generado mucha controversia:

  • Por un lado, el estado de salud de los alumnos, ya que se exponen a temperaturas muy bajas en los meses de invierno con el consiguiente riesgo de contraer resfriados y procesos catarrales bastante fuertes.
  • Por otro, la insuficiencia de dicha ventilación y su terrible impacto energético con pérdidas térmicas notables.
  • También puede contemplarse la alternativa de una ventilación forzada tanto a nivel individual con extractores o impulsores propios en el aula o bien una ventilación centralizada cuando éstos son para el conjunto de las instalaciones. En estos casos el caudal de aire siempre debe ser el adecuado y la recirculación debe ser reducida al máximo.

Si bien la ventilación se muestra como una de las soluciones no lo es menos complementarla con otra de las medidas que recoge la guía para la ventilación elaborada por CECEM: la purificación del aire.

En este sentido la purificación del aire es el complemento perfecto e ideal a la ventilación, con un doble fin: ser más efectivos a la hora de combatir el ambiente que se respira en espacios cerrados, y evitar los daños colaterales en la salud de los alumnos por un excesivo tiempo de ventilación en los meses de mayor frío.

El purificador con filtro HEPA es un dispositivo que permite mejorar la calidad de aire de forma efectiva por medio de una renovación continua gracias a motores de alto rendimiento y completamente silenciosos, pensados para su funcionamiento 24 horas al día los 7 días de la semana, aunque no sea necesario maximizar su uso.

La importancia de utilizar purificadores con filtros HEPA homologados 

Comedor Infantil Colegio Monte Tabor. Pozuelo de Alarcón. Madrid

Las recomendaciones del Ministerio de Sanidad en materia de ventilación y purificación del aire en espacios cerrados, en este caso en los colegios, establecen el uso de filtros de aire que sean de alta eficiencia como son los HEPA. Pero a su vez, requieren de una homologación y certificación que pruebe dicha eficiencia.

Para que la salud de los alumnos esté totalmente protegida hay que tener en cuenta el parámetro que establece un mínimo de 12’5 litros de aire por segundo y ocupante, lo que garantiza una calidad de aire óptima y asegura una correcta renovación.

Los purificadores de aire Aeramax con filtros HEPA homologados son óptimos en la función de protección en los colegios porque capturan el 99,97% de partículas en el aire tan pequeñas como 0,3 micras. En test realizados, estos purificadores han reducido el 99’9% del H1N1 en apenas 35 minutos funcionando.

No todos los filtros HEPA tienen una homologación contrastada por lo que resulta importante conocer este elemento clave en materia preventiva y que además sea de probada efectividad.

Como producto destinado a la prevención, los purificadores tienen que cumplir una serie de características, algo que hace Aeramax:

  • Tienen que ser duraderos. Al ser un producto de uso casi intensivo deben contar con una garantía de al menos 3 años.
  • Deben ser dispositivos inteligentes, que sean capaces de supervisar la calidad del aire continuadamente actuando de forma rápida y precisa ante una posible acumulación de contaminantes.
  • Esta inteligencia les debe permitir contar con sensores de presencia para que cuando la calidad del aire sea correcta y no se detecte movimiento, pueda ponerse en modo reposo reduciendo el consumo energético y prolongando la vida útil y efectividad de los filtros HEPA.
  • También deben ofrecer información en todo momento de la calidad del aire, para poder ver en tiempo real los parámetros que se establecen como sanos y la situación ambiental en el momento. Esto también se debe complementar con otros datos como vida restante de los filtros en %, referencia del filtro para realizar pedidos de forma sencilla y eficacia del rendimiento del dispositivo en porcentaje.

¿Dónde y cómo se deben instalar los purificadores en los colegios?

Hay varios lugares esenciales en los que se debería instalar un purificador. Porque son espacios cerrados, con unas dimensiones que requieren de una óptima calidad del aire, y porque son los que frecuentan los alumnos.

Desde los 30 a los 130 m2 existen soluciones para purificar el aire que varían en potencia y prestaciones según el espacio cerrado que se quiera higienizar.

En primer lugar, el más importante: las aulas. Lógicamente es el espacio en el que se concentran todas las problemáticas en cuanto a ventilación y el que mayor atención requiere debido a la concentración de alumnos en el aula, a los períodos de interacción entre alumnos, así como el constante contacto con las superficies.

Otro de ellos, no menos importante, son los comedores escolares. Quizá el más ‘peligroso’ por la acumulación de alumnos ya que suelen coincidir varias clases y/o cursos y también porque es el único momento que los alumnos se quitan la mascarilla. Es un espacio mayor pero también existen soluciones para lugares de mayores dimensiones. Existen purificadores específicamente diseñados según los m2 que tengan que cubrir. Además, los comedores suelen tener una ventilación sensiblemente menor que la del aula.

Las capillas son también centros de reunión reducidos en los que los escolares también necesitan disponer de la mejor calidad posible del aire. Estos lugares de culto en general no tienen excesiva ventilación por lo que también esto le da una mayor relevancia al uso del purificador. No debemos olvidar tampoco los laboratorios, bibliotecas y salas de profesores.

Una vez detectados los lugares donde es necesaria su implantación es imprescindible saber cómo debe ser la instalación más efectiva del purificador de aire. En este sentido, en la situación actual de pandemia de la COVID-19 no cabe duda de que por parte de la comunidad científica, la presencia de aerosoles que contienen el SARS-Cov2 es la principal ruta de contagio por lo que la instalación mural en pared de purificadores es la más aconsejable.

Los aerosoles que contienen el SARS-Cov2, son diminutos y se mantienen suspendidos en el aire durante horas. Al estar en suspensión es menos recomendable que el purificador se instale en el suelo, ya que los aerosoles no se van a depositar ahí; seguirán en el aire. Por ello una instalación en altura y con una ubicación adecuada facilita la limpieza e higienización del aire. Si se instala en una pared del aula, del comedor o de la capilla no va a tener barreras físicas que impidan que el aire circule correctamente, consiguiendo además una ventilación natural de forma muy eficaz y evita riesgos de contaminación cruzada con otros espacios.

También se evita así la manipulación del dispositivo por parte de los alumnos, el posible robo de filtros y la obstrucción del filtro con las partículas de polvo que se encuentren a ras de suelo, como también tropezar con los cables, riesgos de golpes y caídas, etc.

El futuro: purificadores como un elemento más en las aulas

Tras la experiencia de esta pandemia, los medios de prevención en materia de salud para los escolares será una asignatura más en los colegios de todo el mundo. Esta asignatura deben aprobarla tanto las Direcciones de los colegios como las distintas asociaciones de padres y aunque se está haciendo con la puesta en marcha de todos los protocolos vigentes, se tendrán que ir revisando e incorporando soluciones también recogidas en las recomendaciones de Sanidad.

En apenas unos meses, ya no años, la mayor parte de las aulas de los colegios de España contarán con un purificador de aire y con las referencias de filtros HEPA para los recambios en los ciclos que fueran necesarios. El objetivo es que ante futuras olas o nuevas pandemias estén preparadas todas las infraestructuras, especialmente las más importantes, y donde reside el futuro de nuestra sociedad: los colegios y nuestros hijos.

Desde Business Ready están a a nuestra disposición para cualquier asunto relacionado con este tema y cualquier otro de mantenimiento: Jose Luis Gómez. 619 30 15 25, jlgomez@businessready.es